Una travesía por la cultura incaica 4

(La región) – «El código inca» es el nombre del libro que la escritora Alelí Peiró Ambrosi expuso en la 13ª Feria del Libro del Instituto Milenio Villa Allende (IMVA) en octubre. La novela narra la historia de Martín, un joven de 17 años al que unos ladrones le han robado el tesoro que custodiaba: una placa de oro del antiguo imperio incaico. Para recuperarla y descifrar el código encriptado en ésta, deberá aventurase con sus amigos a través de la historia de una de las civilizaciones más significativas de la historia mundial.

Entre varios tópicos, el libro se involucra con uno de los acontecimientos arqueológicos argentinos más relevantes de los últimos tiempos: el hallazgo de los cuerpos momificados de tres niños incas cerca de la cima del volcán Llullaillaco, en la frontera entre Salta y la región de Antofagasta, Chile.

Una travesía por la cultura incaica 5

Salteña de nacimiento, pero radicada en la ciudad de Córdoba hace varios años, Peiró se recibió de Licenciada en Administración, pero decidió abandonar los números para incursionar en una disciplina que no haría más que inspirarla: el yoga trekking. Desde entonces, la armonía de recorrer las sierras cordobesas se convirtió en el disparador de sus aventuras escritas, las cuales reviven el género de la novela corta o short novel, un formato perdido entre los estantes de las bibliotecas.

Sin lugar a dudas, la decisión trajo muchas satisfacciones a Peiró: con cinco libros ya publicados, llegó incluso a crear su propio sello editorial, Polo Ediciones. Sin embargo, la posibilidad de reunirse con los Reyes de España durante el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española realizado en Córdoba a fines de marzo, fue un reconocimiento que nunca hubiera imaginado. Es que tras obsequiarles «El código inca» y «El pequeño montañista», fue tal el interés de la realeza, que esa misma noche la invitaron a cenar para conocerla.

Volviendo a su paso por el evento literario que organizó el IMVA, El Milenio tuvo la oportunidad de dialogar con Peiró, quien destacó la importancia de recuperar la historia de los incas para que los estudiantes puedan “procesarla y traerla al presente, permitiéndoles conectarse más con la naturaleza», como expresó la literata.

Anuncios

El Milenio: ¿Cómo fueron tus inicios en la escritura?

Alelí Peiró: Me hice profesora de yoga trekking y el contacto con las montañas fue lo que me llevó a inclinarme por los libros. Esta disciplina te permite recorrer todo aquello que uno ve, como las puestas de sol o las estrellas. Se trata de algo inspirador y que también veían los incas.

En un principio, me animé a escribir sobre el yoga trekking en sí. Ese fue el primer paso. Después me orienté hacia las novelas, principalmente las short novels, un género muy importante que está volviendo en los últimos años. El objetivo es poder captar a los chicos con material no tan extenso, motivando así el hábito de leer.

Después siguió «El pequeño montañista, aventura en el Champaquí», que recoge todo el folklore de Córdoba. Más tarde nació «El código inca» y luego «Shiva», que habla sobre las nuevas tecnologías. El último que publiqué se llama «Italia es arte».

EM: ¿Cómo fue la experiencia de escribir «El código inca«?

AP: Fue muy enriquecedora, estuve investigando durante dos años en Perú y comencé a leer las famosas «Crónicas Españolas». Así fue como inició esta aventura de buscar libros, ya que no fue fácil encontrarlos. Después seguí con «Historia del Tahuantinsuyo», de María Rostworowski, y luego con todos los papers publicados por Christian Vitry.

Fue una ardua tarea de investigación a través de distintos medios, una búsqueda de datos certeros de libros e historiadores, pero también de material provechoso que hay en Internet. Además, visité varios sitios arqueológicos clave de la cultura incaica.

Una travesía por la cultura incaica 6
Alelí Peiró pasó dos años en Perú investigando la historia del Imperio inca antes de escribir su libro.

EM: ¿Cuál fue tu mayor motivación?    

AP: Tender un puente entre mi mente y mi espíritu para crear algo. Cuando uno hace cualquier tipo de arte, es impresionante el desarrollo personal que sentís, en cada creación vas desenvolviendo un aspecto de tu persona que no conocías. Yo misma comencé a ver códigos en todas las cosas, esa sublimación del inconsciente. Es una experiencia que no se compara con nada y brinda una fortaleza en la vida impresionante.

Los incas tenían una visión que consideraba la Tierra como lo sagrado y eso lamentablemente lo perdimos. Fue esa parte ambiental y de contacto con la naturaleza lo que me inspiró, llevándome a elegir esta cultura.

EM: En la presentación que realizaste en el Teatro Roberto Risso del IMVA hablaste sobre cultivar la paz, tener una visión global. ¿Podría decirse que ese es tu objetivo?

AP: Sí, por eso en cada uno de los libros voy explorando distintas partes del mundo, distintas partes de la historia. Todo es enriquecedor. Incluso acá en Argentina, porque somos un crisol de razas.

La historia es importante y no hay que olvidarla. Tenemos que abrirnos, pero sin perder nuestros orígenes, conociendo nuestra identidad. Por eso usé este recurso para que los jóvenes que lean el libro se permitan viajar al pasado, porque así uno puede entender muchas cosas y conectarlas con el presente.

“Los incas consideraban a la Tierra como lo sagrado. Fue esa visión y ese contacto con la naturaleza lo que me llevó a elegir esta cultura, porque lamentablemente es algo que hemos perdido en la actualidad”

EM: Para concluir, ¿qué te pareció la participación estudiantil en este evento cultural?

AP: Fue algo muy significativo, sus preguntas son lo que genera el conocimiento. Sin lugar a dudas, tanto en la literatura como en la educación, tiene que haber siempre un ida y vuelta. Hay que inspirar a los jóvenes para que ellos mismos generen sus interrogantes, eso los abre al saber.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.