fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

Taller de Talleres, un lugar para aprender y disfrutar


Laura Gelerstein transformó un living inconcluso en un espacio cultural educativo donde se enseña desde música hasta diseño de videojuegos, pasando por muchas otras disciplinas. Con una visión horizontal de la educación, el lugar propone costos accesibles y un aprendizaje basado en el disfrute.

Taller de Talleres, un lugar para aprender y disfrutar 1
Taller de Talleres se encuentra en Los Ombúes 389 (Mendiolaza Centro). En redes sociales: @tallerdetalleresespacio. Teléfono: 351-5132083. Foto: Taller de Talleres – Espacio Multicreativo.


Colaboración: Pablo Brueyne. Tomás Quintero y Paz Luque (4to IENM). Carlina Scocco y Brunella Capozucca (4to IMVA).

Taller de Talleres es un espacio cultural con disciplinas de lo más diversas. Sin embargo, lo que distingue a esta propuesta no es sólo su variedad, sino también su singular enfoque didáctico, que sostiene un modo de aprendizaje “desde el deseo y el disfrute”, basado en una relación abierta y horizontal entre estudiantes y docentes.

En este lugar de “explosión de la creatividad”, como lo define su impulsora, Laura Gelerstein, se puede encontrar un amplio abanico de disciplinas, desde las más populares, como música, artes visuales, artesanías, literatura, cerámica o crochet, hasta otras más inusitadas, como animación, manga (historieta japonesa), sumi-e (técnica de dibujo japonesa), programas informáticos varios, diseño de videojuegos, mecánica o electricidad.

Del living vacío al espacio multicreativo. Laura Gelerstein es la cabeza emprendedora de Taller de Talleres. Diplomada en Gestión Cultural, con experiencia en prensa y difusión, Laura ha conducido tanto programas de radio como de televisión y admite que siempre le ha gustado el mundo de la cultura. Tras incursionar en diferentes actividades, se especializó en diseño gráfico, cuando la tecnología digital recién daba sus primeros pasos.

Para Gelerstein, vecina de Mendiolaza hace 18 años, todas estas experiencias fueron dando forma a un sueño: el de tener su propio centro cultural. “Yo pensaba siempre en alquilar un lugar, lo cual me parecía muy difícil. Hasta que un día, entré a una habitación de mi casa que originalmente iba a ser el living, pero que en ese momento estaba sin uso, y pensé: ¿por qué no hacerlo acá?”, contó la gestora cultural.

Taller de Talleres, un lugar para aprender y disfrutar 2
«Mi deseo es llegar a la mayor cantidad de gente posible», dijo a este medio, Laura Gelerstein.

Con ayuda de su pareja, transformó un lugar vacío y sin propósito, en un espacio multicreativo que hoy brinda aprendizajes a personas de todas las edades. Así, lo que empezó como una idea que parecía inalcanzable, terminó haciéndose realidad con Taller de Talleres.

Anuncios

Un aprender diferente. Desde el principio, este espacio cultural se basa en el deseo y en la posibilidad de compartir. “Tiene que ver con una visión horizontal, el aprendizaje es un ida y vuelta. El profesor tiene conocimientos para dar, pero los talleristas también tienen mucho para ofrecer”, explicó Laura sobre la esencia de su propuesta y agregó que “no hay un desbalance entre profesor y alumno”.

Para Gelerstein, que también ha incursionado en el ámbito de la educación, todo lo que tiene que ver con el aprendizaje y la enseñanza está fuertemente vinculado al disfrute. “Además, lo más importante es el proceso, porque allí el estudiante va descubriendo cosas que no sabía, más allá de si el resultado final es o no el que se esperaba en un principio”, manifestó.


Con la posibilidad de realizar talleres semanales, anuales o bimensuales, este espacio también presenta seminarios intensivos de media jornada. La paleta de actividades para realizar es inmensa: desde manualidades tradicionales (como costura, bordado y cerámica) o instrumentos musicales (bajo, guitarra, piano, batería, saxo, etc.), hasta disciplinas menos convencionales y más difíciles de encontrar, como ilustración manga, tejido con nudos y hasta mecánica, workshop que tuvo lugar hace un par de meses y al que asistieron más de veinte mujeres de distintas ciudades.

Por su parte, cuando los tiempos se lo permiten, Laura se encarga del taller de difusión en redes para emprendedores, así como el de creatividad para niños.

Para todas las edades y gustos. Nadie se queda afuera del Taller de Talleres, que tiene propuestas para estudiantes desde los cuatro años, como el taller de narración para chicos, hasta cualquier edad. Para su creadora, esto propicia un encuentro fructífero entre personas de distintas generaciones.

“En el taller de costura, por ejemplo, tenés chicas de 15 años junto a señoras de 70 y se da un intercambio hermoso”, contó. “Esto es para cualquiera que tenga ganas de aprender y compartir. Hemos tenido alumnos hasta de 80 años”, aseguró la emprendedora cultural y destacó la poderosa conexión y el cariño que surge entre los miembros del taller.


A su vez, uno de los objetivos que impulsan a Laura es promover la actividad cultural, “ampliando la base de llegada a la mayor cantidad de gente posible”. “Somos un espacio independiente y autogestivo, no tenemos ningún subsidio estatal, pero tratamos que las cuotas sean accesibles, para democratizar el acceso a la cultura”, explicó Gelerstein. Los costos de los talleres oscilan entre los $500 y los $1000, dependiendo de la actividad.

Anuncios

Pioneros en multitalleres. Cuando Laura empezó, hace casi tres años, fue una de las primeras en plantear la idea de talleres disciplinariamente amplios. Si bien ya existían escuelas de música o de artes visuales, había pocos proyectos que apuntaran a una conjunción, señaló la protagonista.

Estos espacios, para Gelerstein, nacieron en contextos de crisis social y económica, con una necesidad implícita de sustento. “En Unquillo y Mendiolaza hay muchísima gente valiosa, que sabe mucho de cultura. El problema es que nos hacemos demasiada competencia y la gente, en el contexto actual, una de las primeras cosas que recorta, es el acceso a la cultura y el ocio”, señaló.

A pesar de este panorama, quienes conforman Taller de Talleres aspiran a crecer en espacio físico, para poder albergar más propuestas y personas. «Mi deseo es llegar a la mayor cantidad de gente posible. Por eso me mato difundiendo en las redes y muchas veces viene gente de otras ciudades, como Carlos Paz o Jesús María. Nos gustaría que el lugar siga creciendo», concluyó.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: