fbpx
Anuncios
Cobertura Especial

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Científicos descubren que el Alzheimer puede ser detectado 30 años antes


Científicos de la Johns Hopkins University (EEUU), detectaron cambios cerebrales biológicos y anatómicos relacionados al Alzheimer. Sus síntomas pueden llegarse a dar a conocer 30 años antes.


Laurent Younes, profesor y presidente del Departamento de Matemáticas Aplicadas y Estadísticas en la Johns Hopkins University, mencionó que “mediante el uso de imágenes del cerebro y análisis del líquido cefalorraquídeo es posible evaluar el riesgo de enfermedad de Alzheimer al menos 10 años o más antes de que ocurran los síntomas más comunes, como un deterioro cognitivo leve”.

Cabe destacar que los cambios cerebrales varían según las personas y los resultados de sus investigadores reflejan un nivel promedio de tales cambios en un grupo de sujetos reducidos de investigación, por lo que de momento las conclusiones a las que se llegan no son exactos sobre los cambios cerebrales en individuos, ya que tampoco hay fármacos u otra intervención conocida para retardar o detener el proceso de la enfermedad, inclusive, si el riesgo se identifica temprano.

Pero ésta investigación, podría servir para desarrollar una prueba que determine el riesgo relativo de un individuo de contraer la enfermedad de Alzheimer y aconsejar el uso de tratamientos cuando se logren desarrollar.

La investigación ha sido realizada a 290 mayores de 40 años por los Institutos Nacionales de la Salud y la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins University, como parte del proyecto BIOCARD.

Como parte de los estudios de este proyecto, los científicos recolectaron líquido cefalorraquídeo y realizaron exploraciones cerebrales de resonancia magnética hacia los participantes del estudio cada dos años entre 1995 y 2005. También realizaron cinco pruebas estándar de memoria, aprendizaje, lectura y atención anualmente de 1995 a 2013.

Los profecionales pudieron rastrear varias características biológicas y clínicas asociadas con la enfermedad de Alzheimer en los años previos a la aparición de los síntomas. Como resultado, en su última cita con el proyecto BIOCARD, 209 participantes del estudio seguían siendo cognitivamente normales y 81 fueron diagnosticados con deterioro cognitivo leve o demencia debido a la enfermedad de Alzheimer.

Por otro lado, investigadores del Barcelona Beta Brain Research Center (BBRC), el centro de investigación de la Fundació Pasqual Maragall, han identificado nuevos valores de referencia de un biomarcador asociado al Alzheimer, que permitirán ampliar el número de personas candidatas a estrategias de prevención.

Esta detección permitirá ofrecerles la oportunidad de participar en programas de investigación de prevención para reducir su riesgo de desarrollar demencia en el futuro.

Los investigadores han establecido un nuevo acceso más bajo donde se comienza a acumular en el servicio de forma patológica la proteína beta amiloide, una de las alteraciones biológicas que se producen en el cerebro con Alzheimer, según un artículo en la revista ‘Alzheimer’s Research and Therapy‘ publicado el 16 de Abril.

La Estimulación Visual Puede Influir en el Alzheimer

Finalmente, en un nuevo estudio, los investigadores encontraron que este tratamiento tiene efectos generalizados a nivel celular, y no solo ayuda a las neuronas sino también a las células inmunes llamadas microglia. En general, estos efectos reducen la inflamación, mejoran la función sináptica y protegen contra la muerte celular en ratones que están genéticamente programados para desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Este estudio fue basado en otro estudio desarrolado hacia algunos años por neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos. En aquel estudio se demostró que podían reducir drásticamente las placas amiloides observadas en la enfermedad de Alzheimer en ratones simplemente al exponer a los animales a luz intermitente a una frecuencia específica.

Miembros del equipo de investigación Tsai, donde realizan diversas investigaciones sobre el cerebro y sus funciones.

Estos estudios se suman a otro trabajo publicado el 7 de mayo por Chinnakkaruppan Adaikkan, postdoctorado del MIT, es el autor principal del estudio de ‘Neuron’. Este trabajo habla sobre los efectos de la luz intermitente en la estimulación visual. El cual induce a las ondas cerebrales conocidas como oscilaciones gamma en la corteza visual. Se cree que estas ondas cerebrales contribuyen a las funciones cerebrales normales, como la atención y la memoria,  estudios anteriores han sugerido que están alteradas en los pacientes con Alzheimer.

Miembros del laboratorio Tsai descubrieron posteriormente que la combinación de la luz parpadeante con los estímulos de sonido (Tonos de 40 hertzios) reducía las placas aún más y también tenía efectos de mayor alcance, que se extendían al hipocampo y partes de la corteza prefrontal. Los investigadores también han hallado beneficios cognitivos de las oscilaciones gamma inducidas por la luz y el sonido.

Los científicos hallaron que la estimulación visual, suministrada una hora al día durante tres a seis semanas, tuvo efectos dramáticos en la degeneración de las neuronas. Comenzaron tratamientos poco antes del inicio de la degeneración, en ambos tipos de modelos de Alzheimer (Tau P301S – Tiene una versión mutada de la proteína Tau, que forma ovillos neurofibrilares como los que se ven en los pacientes con Alzheimer -. Por otro lado, CK-p25 – Puede inducirse para producir una proteína llamada p25, que causa neurodegeneración grave).

Después de tres semanas de investigaciones, se concluyó que los ratones Tau P301S no mostraron degeneración neuronal, mientras que otros roedores no tratados habían perdido del 15 al 20 por ciento de sus neuronas. También se evitó la neurodegeneración en los ratones CK-p25, que fueron tratados durante seis semanas.

Los investigadores también encontraron que los ratones tratados llegaron a mejores resultados en el “Laberinto Acuático de Morris”, una prueba de memoria. Extrañamente, también encontraron que el tratamiento mejoró el rendimiento en roedores más viejos que no tenían predisposición a la enfermedad de Alzheimer, pero no en ratones jóvenes y sanos.

Finalmente, compartimos un video realizado por el Departamento Audiovisual Milenio de la Fundación Josefina Valli de Risso. Dicha producción fílmica habla sobre esta enfermedad que involucra directa o indirectamente a millones de familias del mundo.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: