Enemigo silencioso

Con la llegada de las bajas temperaturas invernales, se despierta un viejo flagelo: la probabilidad de intoxicación por monóxido de carbono.

Recomendaciones para detectar situaciones peligrosas: la llama del gas debe ser color azul, si aparecen manchas negras en las paredes o cielorrasos, es importante contactarse con un profesional matriculado.
Recomendaciones para detectar situaciones peligrosas: la llama del gas debe ser color azul, si aparecen manchas negras en las paredes o cielorrasos, es importante contactarse con un profesional matriculado.

Por Redacción El Milenio

El monóxido de carbono (CO) es un gas altamente tóxico. Este elemento es producto de la combustión deficiente de las sustancias que cotidianamente se usan para calefaccionar los ambientes: gas, kerosene, carbón y madera, principalmente.

Este gas tiene varias particularidades que lo hacen especialmente peligroso en altas concentraciones: CO es un residuo sin sabor, incoloro e inodoro, que se estanca en el aire cuando no hay una ventilación adecuada. Entre los síntomas por intoxicación se cuentan: dolor de cabeza, náuseas, vomito, insomnio y desmayo.

Las causas que potencian la fuerza de este flagelo incluyen el mal funcionamiento de las estufas de tiro balanceado, la prolongada utilización de hornos u hornallas para calefaccionar, y hogares a leña o braseros en lugares cerrados.

El CO ingresa al organismo por las vías respiratorias evitando que se pueda completar el proceso respiratorio. La sucesión de los síntomas causa confusión, somnolencia y parálisis en las extremidades. Su alta concentración en sangre produce muerte por asfixia.

No obstante, también deja secuelas de distintos tipos. A nivel nervioso puede provocar déficit cognitivo, en la piel puede dejar zonas de edemas y contribuir a un bajo rendimiento de los pulmones. También pueden generarse alteraciones psiquiátricas y en el sistema endocrino, como hipertiroidismo y diabetes.

Acciones constructivas

Carlos Martini es propulsor de la campaña de Eco-gas, que difunde y promociona medidas para evitar accidentes por inhalación de CO. Actualmente se dedica a desarrollar talleres para alertar a la comunidad sobre las precauciones necesarias para esta época del año.

El programa presenta información para atravesar el invierno sin peligro. Una correcta instalación, hecha por un profesional adecuado, sumada a una apropiada ventilación son los requisitos básicos.

“El programa es de prevención de accidentes por inhalación de monóxido de carbono. También se refrescan, año a año, las medidas de seguridad que deben aplicarse en el uso del gas natural y de la combustión en general”, explicó Martini.

Niños, el gran motor

“Lo que tiene de distinto el programa este año es que  Ecogas se hace presente en las escuelas para tomar contacto con los chicos. En este eje nos presentamos en las escuelas”, explicó Martini, luego agregó que los niños son quienes están predispuestos al cambio.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: